viernes, 15 de diciembre de 2017

Desfiles de moda



 Me llama la atención que siempre que hay algún desfile de diseñadores famosos en una pasarela importante, todo son piropos y buenas palabras para los trajes que desfilan. De las modelos mejor no hablar, parece que cuelgan los trajes de un saco de huesos, como decía mi abuela. Claro que así hay poco trabajo que hacer. Mi madre nos vestía igual a mi hermana y a mí. A mi hermana, que era muy delgada, le sentaba todo bien a la primera. A mi que tenía más formas, tenía que probarme varias veces.

En esos cuerpos cualquier tela que coloquen no necesitará retoque alguno. Luego vienen los diseños que más que vestidos parecen trajes de carnaval,  con unos accesorios de pena. Sólo se salvan los diseños étnicos y los de los figurines de toda la vida. O sea las copias. 

Me sorprenden las críticas siempre favorables, aunque se desfile literalmente con una mesa camilla. Los presentan con mucha palabrería y frases rimbombantes como: "una fórmula que enamora", "la nueva colección es una inmersión en una jungla de fantasía poblada por animales y flores". Que se resumiría así: "Vistosos estampados variados ". ¡Claro que no se vendería igual ni mucho menos! Añaden adjetivos como: diseños fabulosos, originales, atrevidos...y ya está, a la pasarela. Mi abuela decía que la moda era un cesto de vendimiar, cuando se sacaba todo se le daba la vuelta y se volvía a empezar por el fondo. Lo que se ve por la calle no se parece en nada a los desfiles que nos presentan por la tele, salvo excepciones.

¿Es que no puede haber críticas a desfiles no digo negativas, pero sí un poco más sinceras, sin tanto halago que muchos no merecen? La moda es un negocio por encima de todo, y me alegro que los hombres sepan explotarlo, aunque toda la vida, la costura haya estado en manos femeninas principalmente. Detrás de muchos nombres masculinos, que ya no están entre nosotros, como Oscar de la Renta, Gianni Versace, Christian Dior, Yves Saint Laurent, Cucci... y les han sustituido mujeres, siguen vendiendo con su nombre moda en todo el mundo como si estuvieran vivos.

He visitado muchas fábricas dentro y fuera de España, donde cientos de mujeres: hilaban, tejían, teñían telas, hacían dibujos étnicos, cortaban patrones y confeccionaban ropa que luego a veces se vende bajo un nombre famoso. Detrás de las grandes marcas suele haber más mujeres que hombres. Creo que las mujeres, ya lo he comentado más de una vez,  no sabemos vender el trabajo que realizamos.


Menos mal que la elegancia no necesita grandes marcas:"Todos somos producto de otros, ninguno de nosotros somos de verdad originales, todos tenemos deudas con la gente que nos enseñó y nos inspiró" de Norman Foster.




jueves, 7 de diciembre de 2017

"19 PUERTAS"



Disfruto cuando escucho en las noticias que la DGT pone medidas especiales por la gran cantidad de desplazamientos que se realizan estos días con motivo de la Constitución y la Inmaculada. Eso significa que millones  de personas van a disfrutar de la cultura, la playa, la nieve,  la ciudad, el pueblo... descubriendo nuevos parajes y lugares de los que nuestra Patria es tan prolífica.

Para mí toda España es mi Casa con sus 17 Comunidades Autónomas y sus dos Ciudades Autónomas. O sea que mi Mansión tiene 19 habitaciones o estancias con sus 19 puertas y nadie tiene derecho, aunque sea una minoría, a cerrarme la entrada de un salón (Cataluña) en el que trabajé y estudié más de cinco años de mi vida. 

Me congratulo con  las personas que pueden salir a conocer Nuestra Casa un poco más estos días. Mi sombra este verano visitó uno de esos lugares nuestros que merecen mucho la pena. El Gran Teatro de Mérida impresionante y único teatro romano. Allí, en aquel entorno alucinante, bajo las estrellas con un aforo de unas dos mil personas en un silencio sepulcral, allí, Séneca criticaba el despilfarro y la corrupción de la sociedad pero, como le recordaba Sepronio, que era como su Pepito Grillo, vivía rodeado de riquezas que Nerón le otorgaba. Cuando las cosas se pusieron feas y no había dinero, el emperador le encargó cobrar más tributos y Séneca para no hacerlo, argumentó que le devolvería su fortuna. Nerón la rechazó diciéndole que así Séneca quedaría como un señor y él como un avaricioso. ¡De corrupción hablamos! ¿Qué es eso? 

Imposible olvidar esa experiencia. Desearía que todas los habitantes de esta Piel de Toro disfrutaran algún verano de ése espectáculo nocturno porque es impactante.


¡A disfrutar del puente!: "Viajar enseña tolerancia" de Benjamín Disraeli.   



jueves, 30 de noviembre de 2017

"San google



 Le llamo "San Google" porque siempre está atento y dispuesto a echarnos una mano en cualquier momento que acudamos a él. Pues "San Google" me tuvo que recordar que este pasado lunes fue "El día del Maestro". Esto de cambiar las fiestas reales de lugar o bien unificarlas, está muy bien para poder disfrutar de algún puente o fin de semana más largo, pero hace que nos olvidemos de algunas festividades que fueron importantes en su día. 

Al llegar mis nietos del colegio les pregunté si algún profesor se lo había recordado y ninguno dijo que lo hubieran hecho. En mis días de docencia para mí era una fecha importante, tanto si había clase como si no, ya que si no había clase, se celebraba el día anterior. Siempre les recordaba a San José de Calasanz, como pionero de la creación de una escuela gratuita para los niños y niñas con menos posibles que dio pie a una escuela pública gratuita. Ese día les repartía chuches y me hacían pequeños regalos a su alcance: Una bisutería, una estatuilla, una planta... 

Recuerdo muchos años especiales pero uno muy grato me ocurrió en Felechares, un pueblo en el que di clase varios años en una escuela unitaria. En la sesión de tarde, entraba en el aula y mis alumnos cerraban la puerta detrás de mi. Luego cantaban una canción en la que pedían a la señorita maestra que les abriera la puerta o de lo contrario se tendrían que marchar. Abría la puerta y ... ¡Pena de móvil que no existía! Allí estaba toda la clase en tres filas. Los mayores detrás, los medianos en el medio y los pequeños delante. Todos cantaban mirándome sin desafinar. Mis ojos les acariciaron uno por uno y me costó darles las gracias por la emoción. Al finalizar la canción una de las niñas mayores me entregó un hermoso roscón que alguna madre les había hecho. ¡Me encantó el regalo! Lo compartimos. Era un día muy feliz porque todos sabían que ese día no había clase normal y lo disfrutábamos a tope. 

Hoy, al ser varios los profesores que pasan diariamente por el aula es difícil hacer una celebración, pero me gustaría cada director en cada colegio, lo recordara y dedicara unas frases de agradecimiento a los maestros y maestras por su labor cada vez más difícil en los tiempos que corren. ¡Qué no sólo se acordara "San Google"! 

Gracias Maestros y Maestras: "Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad" de Karl A. Menninger (Psiquiatra).




jueves, 23 de noviembre de 2017

Hierbaseca




 A Hierba le encantaba su nombre. Nunca había conocido a nadie con ese nombre, conocía a una Prado inteernauta, pero a nadie que se llamara como ella. Su carácter era un tanto brusco y seco. Hablaba poco y contestaba con  monosílabos o a lo sumo con palabras bisílabas: sí, no, ya, quizás, puede... ¡Rara vez se mojaba!. Por su forma de ser, desde adolescente la llamaban Hierbaseca. Trabajaba en una fábrica de vehículos, fue allí donde conoció a su pareja y pronto se fueron a vivir juntos a pesar de su juventud. En ese momento él tenía 20 años y ella 19. Trabajaban a turnos diferentes, ella en el turno de mañana y él en el turno de tarde, por lo que sólo compartían las noches y los fines de semana. Parecían felices. A los cinco años de convivencia surgió un problema inesperado. Tenían embarazo a la vista. Siempre habían pensado en tener hijos pero les pareció demasiado pronto. Ambos estuvieron de acuerdo en que era mejor abortar.  A raíz del aborto, en el que ella estuvo unos días especialmente triste, decidieron casarse y se fueron de viaje de novios a Cancún. Al año siguiente volvieron al Caribe.

Un sábado Hierbaseca se fue de compras y después de dos horas, apareció un taxi ante la puerta con lo adquirido. Un carrito de bebé con todos los accesorios: capazo, masicose, saquito, mochila portabebé... La sorpresa de él fue mayúscula. ¡Pero si ni siquiera estás embarazada! Sí, pero pronto lo estaré. Pasaron siete años más y el bebé no venía. Un día Hierbaseca comentó muy triste que en vez de llamarle Hierbaseca ahora la llamarían Vientreseco. Su obsesión iba en aumento, tanto que él para distraerla le compró un perrito.

La gente empezó a mirarla raro. Todas las tardes ponía al animal en el carrito de bebé y paseaba horas con él llamando la atención de los transeúntes para mostrarles a su pequeño. Los que la conocían al verla cambiaban de acera. ¡Está loca!

Hoy, en el jardín del psiquiátrico, Hierbaseca está sentada en el banco blanco, su preferido, meciendo el carrito vacío. 

Hay marcas imborrables: "El pasado no muere nunca, ni siquiera es pasado" de Antonio Gala.


jueves, 16 de noviembre de 2017

¡Terror a las avispas!



¡Tiene tanto terror a las avispas que escribe "abispa" con b!

A principios del otoño mi hija y yo veníamos en el coche. De pronto, mientras conducía, hizo unos espavientos y dio un bandazo al volante que a punto estuvimos de salirnos de la carretera.

_¿Qué pasa? Pregunté:

_¡Una avispa, una avispa! Gritó mientras con una mano sujetaba el volante y con la otra daba manotazos al aire.

 _Tranquila _le dije_ cuantos más espavientos hagas será peor. Abre más la ventanilla y relájate verás como sale si no se siente amenazada.

Al llegar a nuestro destino, ya sin avispa, me contó con la respiración entrecortada:

_ ¡Mira es algo que no soporto! De niña, como sabes íbamos a moras junto al río. Un día mi hermana y yo llevábamos las bicicletas y las dejamos junto a unas zarzas. Cogíamos moras y al rato me picó una avispa, yo salí corriendo y mi hermana detrás de mí con la bici. A pocos metros me paró. ¡Pues no me hizo ir a por la bici con el miedo que yo tenía! Al ir a coger la bicicleta sentí otro pinchazo. ¡Otra vez me habían picado! Así y todo cogí llorando la bici mientras mi hermana me esperaba a una distancia prudencial. Las dos regresamos a casa; yo, llorando a moco tendido..

_Al llegar partiría un ajo y te untaría con él en las picaduras, ¿no? era el remedio casero que me ponían a mí.

_Sí, sí, lo hiciste y se me pasó bastante pronto, sobre todo el susto. Pero desde entonces veo una abeja o una avispa y me pongo mala.

_¡Pues no es para tanto! Seguro que estás bien inmunizada contra el veneno de las avispas y  hoy con tanta alergia a ellas, es una ventaja. Ya ves, el efecto mariposa arranca de la niñez y a punto estuvo de tener graves consecuencias si llegamos a tener un accidente o a provocarlo.


Todo quedó en un buen susto: "Aquello que no somos capaces de aceptar, es la única causa de nuestro sufrimiento" de Gerardo Schmedling.



jueves, 9 de noviembre de 2017

Los chicos con las chicas...




"Los chicos con las chicas tienen que estar
las chicas con los chicos han de vivir
Y estando todos juntos deben cantar..

Ya no viene a cuento la canción de Los Bravos, o sí.

Resulta que el Tribuna Supremo ha establecido que los centros educativos que segregan a los alumnos por sexo tienen derecho a ser subvencionados con fondos públicos porque no incurren en ningún tipo de discriminación. Así contesta a la Junta de Andalucía el Tribunal Supremo que denegó la subvención al colegio Altair Sevilla.  ¿Ah no?  "Apaga y vámonos"

Un pasito pa lante María, y un pasito pa tras. No hay discriminación, no hay desigualdad por sexos, no hay nada. El ártículo 14 de la Constitución, aquí no pinta nada.

Mucha prisa se ha dado el Tribunal Supremo para emitir el fallo. A pesar de que algunos magistrados piensen que es prematuro y que se debía de haber suspendido el fallo hasta que se resuelvan otros recursos que afectan a este fallo interpuestos por la Junta de Andalucía contra diferentes preceptos de la Lomce.

Lo curioso es que se asumirá aunque no se comparta. O sea el colegio ha comenzado el curso y recibirá su subvención pública. ¡A lo que vamos!


Algunas decisiones cuesta comprenderlas: “Venceréis, pero no convenceréis. Venceréis porque tenéis sobrada fuerza bruta; pero no convenceréis, porque convencer significa persuadir. Y para persuadir necesitáis algo que os falta: razón y derecho en la lucha" de Miguel de Unamuno



jueves, 2 de noviembre de 2017

La Anciana


Fotografía tomada de la red.

El otoño está en su apogeo, luchando aún por "espachar" al verano que de ninguna manera se quiere ir. 

Una viejecita apoyada en su bastón camina hacia el cementerio. Ella no va allí porque sea día de difuntos y lo mande la tradición, ese paseo lo hace diariamente, la reconforta. 

Ese pequeño cementerio con tapia de piedra y verja de hierro la espera cada día. En él no se ven lápidas, ni un sólo panteón, sólo alguna cruz de hierro muy oxidada y alguna más de madera. Las sepulturas no son muy grandes se nota que por ellas han pasado muchos años, pero ella las conoce casi todas: En una esquina la del tío Ebelio que murió de pena al ver marchar a su hija a la capital; en esa otra la de la tía Micaela que vivió 105 años. En aquel rincón el nieto de Marcelo, se lo llevó la pulmonía ...

En medio del diminuto camposanto hay una cruz más grande de piedra pero sabe que bajo ella no hay nadie enterrado. Estaba dedicada al señor cura si se moría, pero nunca murió aquí ningún sacerdote. Hacía mucho tiempo, ya ni se acordaba del último señor cura al que de niña le besaba la mano. 

 A pesar del qué dirán, ella, nunca se arrepintió de haber sido madre soltera y ve la sepultura donde está enterrado su hijo mucho antes de llegar al cementerio. La muerte vino a buscarlo con sólo doce años. En el pozo no había mucha agua pero se ahogó. Desde entonces, todas las noches piensa en esa fosa, ese hoyo al que un día no muy lejano la enterrarán a ella junto a su retoño. 

 Las flores del cementerio son de plástico no hace falta cambiarlas, la lluvia se encarga de hacer brillar sus colores. Pero... allí, junto a la de su hijo no hay ramos de plástico, hay crisantemos blancos y amarillos que ella plantó y cuida durante todo el año. 

Su precioso pueblo se va quedando vacío. La Anciana va pensando en su propio otoño, las hojas de su otoño van cayendo es sus distintas formas: torpeza al andar, visión borrosa, sordera... 

Ella se siente bien no pide nada. Casi todos sus vecinos se han ido en busca de nuevos alicientes, ella nunca ha sentido la tentación de alejarse del lugar que la vio nacer. Donde nació su hijo. Donde los castaños le hablan, las encinas le dan calor en invierno, los robles la escuchan, el agua le sonríe...  La muerte cercana le hace sentir más la vida. 

"La vida es una oportunidad, aprovéchala
 La vida es belleza, admírala
 La vida es placidez, saboréala
 La vida es un desafío, hazle frente
 La vida es un deber, cúmplelo
 La vida es un juego, participa
 La vida es preciosa, cuídala
 La vida es riqueza, consérvala
 La vida es amor, gózalo
 La vida es un misterio, descúbrelo
 La vida es una promesa, cúmplela
 La vida es una tristeza, supérala
 La vida es un himno, cántalo
 La vida es una lucha, acéptala
 La vida es una tragedia, enfréntala
 La vida es una aventura, atrévete
 La vida es felicidad, gánatela
 La vida es vida, defiéndela".
                      De la   Madre Teresa.


jueves, 26 de octubre de 2017

Las Tradiciones cambian


Así está actualmente la Cruz de Ferro

Las tradiciones también se adaptan a los tiempos y en muchos casos, en mi opinión, no las mejoran. Ocurre habitualmente que cuando has pasado por algún lugar y dejas pasar los años cuando llegas de nuevo en nada se parece a lo que conociste.

Digo esto porque en el puente del Pilar decidimos ir a visitar "La Tebaida Leonesa" ese paisaje pintoresco situado en el Bierzo y hoy catalogado de interés cultural como "Sitio histórico". En el camino hicimos una parada en la "Cruz de ferro" muy popular en el Camino de Santiago; donde, según la tradición, los peregrinos deben coger una piedra y lanzarla al montón de la cruz después de pedir un deseo. En el año 1.993 hice con mi marido una parte del Camino y al llegar a ese lugar vimos la cruz colocada en el alto de un poste no muy grueso y un montón de pequeñas piedras a su alrededor. Siguiendo la tradición, lanzamos nuestra piedra después de pedir el deseo.

Regresamos pasados unos años y ya no se parecía nada el lugar al del principio. Además de la ermita edificada, la cruz se sostenía sobre un grueso poste de gran altura y éste enclavado en una enorme montaña de piedras, algunas serían peregrinas pero se notaba totalmente que era artificial.

En esta última visita a la "Cruz de Ferro", los peregrinos en su mayoría extranjeros subían por el montón de piedras que medio "esbarrigado" (como diría mi padre) dejaba al descubierto unas enormes bloques de piedra que ningún peregrino habría llevado hasta allí. Las personas dejaban a los pies del poste o clavados en él: dibujos, papeles escritos, pequeños objetos como vieiras,corazones o pizarras con frases. ¡Todo había cambiado tanto desde la primera visita!

La ruta mereció la pena. Esos maravillosos pueblos conservados de forma envidiable por sus vecinos con sus casas de piedra, tejados de pizarra, las sencillas balconadas de madera con hermosos geranios que alegran la vista de los cada vez más visitantes. Recorrer sus empinadas y espectaculares calles empedradas en espiga como Santiago de Peñalba con su hendidura central por donde mansamente corría el agua arrastrando erizos que los castaños de troncos centenarios nos regalaron.
Caminar por el Valle del Silencio; un nombre muy adecuado, sólo oyes el agua al correr, algún trino, las hojas al caer y tus pasos al caminar... 

Otra tradición que ha cambiado es la estancia en la cueva de San Genadio. La cueva sigue siendo hermosa en su sencillez, aunque preparada para las visitas: Antes, las personas escribían sus papelitos blancos con las peticiones al Santo y los escondían por los pequeños huecos y grietas de la cueva que parecía nevada en su apariencia. Alguno queda, pero la mayoría han desaparecido. En la actualidad han colocado al lado del altar de San Genadio un atril con su libro de peticiones y un boli a su lado para escribirlas. ¡Me parecía más sencillo y entrañable el antiguo sistema!

Lo que también asombra y permanece igual, a excepción de los accesos, desde el siglo VII; es la Herrería de Compludo declarado Monumento Nacional en 1968. Su último dueño, abuelo de el guía que nos la muestra, se empeñó en seguir conservando una maravilla cuya  técnica de funcionamiento creo que sea única en España.


Halloween está bien para el consumo, pero primero nuestras tradiciones: "Buscar el éxito es como intentar agarrar un puñado de agua. Cuanto más se le aprieta, menos agua se tiene. Cuando hacéis lo que para vosotros tiene sentido y os satisface, es el éxito el que os busca a vosotros" de "Los  Regalos de Eykis" de Wayne W.


miércoles, 18 de octubre de 2017

¡Ahuyentaperros!




¡La sobremesa estalló en una carcajada! 

César nos contaba su última anécdota. Este largo fin de semana pasado, decidió volver a los Picos de Europa. ¡Le encanta visitar esta zona, parte de ella en nuestra provincia! El mes pasado había estado allí y lo único negativo que vivió fue que un enorme perro le hizo pasar un gran susto. 

Decidido a que no le volviera a ocurrir, esta vez César tomó precauciones. Se fue a un "Chino" y consiguió un ahuyentador de perros, a lo mejor están prohibidos pero él lo compró. Se trata de un dispositivo que emite un sonido agudísimo que el oído humano no puede oír pero que sin embargo en el caso de los perros les hace huír despavoridos. 

A las horas de llegar, César subía la montaña para ver más de cerca una bandada de buitres que sobrevolaban la zona. De pronto apareció un perro que le miraba apaciblemente a una distancia prudencial. Decidió que ése sería su "conejillo de indias", aunque el animal no se mostró agresivo en ningún momento. Se acercó un poco, sacó el artilugio y apretó el botón. 

_¡Joodeeer! No sólo no se fue el animal, ¡que vino hacia mí! Lo curioso es que se acercó mansamente. ¡Menos mal que me tocó un animal tranquilo! ¡¡Putos chinos!!

Entre los que nos reíamos, Mary dijo que quizás el perro era sordo que se daban muchos casos entre los canes, pero que al tener otros sentidos más desarrollados no nos dábamos cuenta. Será así, pero a César  no le quedaron ganas de seguir probando el ingenio. Como remate César añadió:

¿No será que según dicen los chinos comen perros y estos artilugios servirán para atraerlos en vez de alejarlos? La carcajada volvió a ser general.  


¡Vaya inventos! "La madurez es aquella edad en que uno ya no se deja engañar por sí mismo" de Ralph W. Emerson.



miércoles, 11 de octubre de 2017

My "twitter" (38)



Dicho en peligro de extinción: "Se le sale el dinero por la gatera" Se dice cuando alguien tiene mucho dinero. Antes en las casas a un lado de la puerta había un hueco para que los gatos de casa salieran y entraran libremente aunque sus dueños estuvieran ausentes.

De sueños:

Lunes 2 de octubre:                               
Soñé que toda la humanidad tenía alas pero las mías no podían volar. 

Martes 3 de octubre: 
Soñé que todo el mundo miraba las banderas, sólo los niños se atrevían a cogerlas. Supuse que serían las más coloridas porque yo era daltónica. 

Miércoles 4 de octubre: 
Soñé que yo gritaba y la multitud se había quedado muda. 

Jueves 5 de octubre: 
Soñé que era denoche y la gente llevaba gafas de sol. 

Viernes 6 de octubre:
Soñé que muchas personas caminaban y mis pies se negaban a dar un paso. 

Sábado 7 de octubre: 
Soñé que hasta los más pequeños sabían dividir y a mi se me había olvidado sumar.

Domingo 9 de octubre:
Desperté, el sol me daba en la cara, miré al cielo, sabía que las estrellas seguían ahí. ¡¡Qué pequeña me sentí!! 


Sigo mirando al cielo: “Ya me di al poder que a mi destino rige. Y no me aferro ya a nada, para así no tener nada que defender. No tengo pensamientos, para así poder ver. No temo ya a nada, para así poder acordarme de mí. Desapegado y sereno, me lanzaré más allá del Águila para ser libre" de Carlos Castaneda en  “El Don del Águila”.



jueves, 5 de octubre de 2017

"Ni tanto, ni tan calvo"


Imagen tomada de la Red.

El mes pasado una noticia me llamó la atención: "El Juzgado de lo Penal número 1 de Almería ha condenado a siete meses de prisión por un delito de malos tratos a un padre que propinó varias bofetadas a su hija de 15 años. 

No estuvo bien, de acuerdo, pero... ¿a la cárcel?
¿Por qué casi siempre, para todo, nos vamos a los extremos? Eso no arregla el problema y ha de tener varias soluciones. La adolescencia puede sacarnos de quicio. Se me ocurre una respuesta  mucho mejor. Imponerles una profesional terapia conjunta a padre e hija durante un periodo de siete meses. 

Este hecho trae a mi mente de sombra un otro caso no reciente. En un pueblo cercano al mío, el maestro tenía una clase bastante concurrida. Un alumno destacado siempre terminaba sus tareas antes que el resto de la clase. Se llamaba Olinto.

Por entonces se fumaba en el aula. ¡Parece que fue hace un siglo y ocurría casi ayer! En la localidad se sabía que don Alfonso, el maestro, encendía un cigarrillo detrás de otro, por lo que no era raro que a media clase se quedara sin tabaco. Lógicamente cuando esto ocurría enviaba a su alumno aventajado al estanco con el encargo.

Ése día salió Olinto del aula contento, como siempre. Le encantaba dejar por un rato la clase. Se paraba en el camino hacia el estanco a meter las manos en el reguero. Un día había sacado dos cangrejos, los metió en una bolsa de plástico que encontró tirada y la escondió con la pesca entre unos juncos para recogerla a la salida de clase. Alguna vez más había tenido la misma suerte, así que iba siguiendo el curso del agua y observando las orillas de la acequia.

De pronto vio venir a Don Emilio, el cura, que al acercarse sin mediar palabra alguna le pegó un "hostión" de los que hacen temblar el Misterio, a la vez que con su vozarrón le espetó: ¡Qué haces tú aquí, tenías que estar en el colegio! Agachando la cabeza, mientras se llevaba su mano a la cara donde había quedado marcada la manaza de Don Emilio; Olinto contestó con voz temblorosa que iba a por tabaco para el maestro.

Ni perdón ni hostias en vinagre, el clérigo siguió su camino, mientras al muchacho no le quedaron ganas de seguir mirando el regato.  Continuó hacia el estanco a por el encargo, jurando entre dientes y echando pestes del cura. Ni en clase ni en casa comentó lo que le había ocurrido, que habría sido lo justo.  Así era hace unas décadas. Tanto el cura como el maestro, siempre creían tener la razón y se tomaban la justicia por su mano. Pues ni lo de antes ni lo de ahora.

De ahí, a lo que ocurre hoy... hay un mundo. Los jueces también son humanos y cometen equivocaciones para estos casos la cárcel no debería ser la solución.


No nos pasemos: "Lo prudente es suponer que nadie tiene completamente razón, ni nadie deja de tenerla por completo" de Herbert Spencer.




jueves, 28 de septiembre de 2017

¡Medio Siglo!


Tomada del Diario de León. Soy la cuarta por la derecha de la imagen.

_¿Cómo hemos cambiado tanto? 

_¿Éramos así de guapas? 

_¡Cómo ha pasado el tiempo! 

Y así... entre pequeñas tristezas aparece la alegría del reencuentro de "Las chicas de la SAPHIL, un año más, en La Bañeza. Este año las organizadoras, a las que felicito por su buen hacer, tuvieron la idea de hacer unas tarjetas que por el anverso llevaban una foto con el nombre de cada una de nosotras y en el reverso el logo de la SAPHIL.

Al saludarnos y mirar la foto surgían las preguntas del principio. Luego venían las bromas: ¿Pero esta eres tú?, para seguir con los recuerdos.

Medio siglo no pasa en balde, la imagen y quien la llevaba al cuello no tenían nada que ver, salvo honrosas excepciones que confirmaban la regla. Hace cuatro años las "Chicas de la SAPHIL" celebramos en León capital los cincuenta años del comienzo del experimento en Cataluña del que fuimos protagonistas.

Este año festejamos en La Bañeza el medio siglo de nuestra salida de Ripoll (Gerona), de la primera promoción que obtuvimos el título de bachillerato y que dio paso a que el experimento positivo de trabajo y estudio continuara.

Así, el primer sábado de agosto nos reencontramos 130 compañeras de varias promociones en el teatro bañezano. Nos recibió el señor alcalde, que nos hizo entrega de un pin con el escudo de la ciudad y nos invitó a visitar el Museo de las Alhajas, precioso espacio e interesantísimas colecciones. Luego comida y baile. Tuvimos hasta una pequeña orquesta amiga que nos amenizó  con música de los 70 y 80.

¡Sólo ha pasado Medio Siglo, je, je! 


El tiempo es imparable: "El impacto de la belleza dura cinco minutos" de Mónica Bellucci (premio Donostia de este año)

Así era yo. 

P.D. La técnica fotográfica no es lo mío, está claro.


jueves, 21 de septiembre de 2017

¡Así es María!


Es María. Muak.

¡Así es María! 

María es una trabajadora todoterreno. Siempre en forma, continuamente alegre y sonriente, constantemente dispuesta, moderna en su apariencia, incansable en sus clases, dulce en sus palabras, persistente en sus correcciones... 

María es una multitareas que yo valoraría como un diamante. A su lado el “Pink Star” (estrella rosa), el diamante más caro del mundo se queda sin brillo. Aún no me explico cómo la dejaron marchar. 

María, fue mi monitora de iPower, de Zumba, de Ciclo... digo fue porque este verano nos dejó sin su presencia y su saber hacer. A lo largo de mi vida he tenido varias monitoras y monitores físicos en los distintos gimnasios a los que he acudido, pero si tuviera que elegir, sin dudarlo, me quedaría con María.

Así es ELLA.  Espero que aquellas personas a las que vaya a dedicar su tiempo a partir de ahora disfruten en sus clases como lo he hecho yo a lo largo de estos tres últimos años en el Centro "León Plaza". 

TE  ECHAREMOS  DE  MENOS. ¡¡TE ECHO DE MENOS!!


¡Que te vaya bonito! "Nunca se debe gatear cuando se tiene el impulso de volar " de Hellen Keller. 



jueves, 14 de septiembre de 2017

Aquí, de vuelta




 Sí, llegó septiembre y como abuela trabajadora aquí estoy de nuevo. Espero que todos mis seguidores hayan disfrutado, bien en la playa, en la montaña, en el pueblo, viajando...

Este curso ha habido algunos cambios de horarios en los trabajos de mi familia. Puede ser que no tenga tanto tiempo para el blog, aunque seguiré con él, seguro. En mi vida, como en las de todas las personas, hay prioridades. Las mías son: Primero La Familia, donde me incluyo, tener tiempo para una misma es importantísimo; mi segunda prioridad es el Gimnasio, me encanta mantenerme ágil físicamente y tercera mi Blog, disfruto escribiendo aunque sean nimiedades y además así mi mente no se anquilosa.

Durante el verano mi sombra disfrutó del mucho calor en el pueblo y también viajando a tres contiguos y pequeños países muy interesantes: Croacia, Bosnia y Eslovenia. Siempre digo que en el mundo hay cantidad de maravillas y en España muchas más. Cuanto más sales a otros países más valoras lo que tienes en tu Patria.

Estos tres países y algunos más que formaban la antigua Yugoslavia, después de más de 20 años de guerra, aún principalmente las clases dirigentes, alimentan un odio entre croatas, servios y bosnios que si un día el representante europeo en esos países dejara de existir, volverían las luchas entre estos pueblos. Fronteras y fronteras que pasas una y otra vez, sólo les salva el turismo.

Se aprecia la diferencia de Croacia y Bosnia con Eslovenia, ésta al estar fuera de la guerra, se nota la diferencia en sus gentes más abiertas. Hablan sin miedo a una contienda, con sensación de paz duradera. Su país, Eslovenia, hermosamente cultivado, se diferencia mucho del de Croacia y Bosnia. A estos dos países con un gran potencial agrícola, abandonado debido a los campos minados por la guerra y a la sensación de inestabilidad, sólo les salva el turismo. Desde luego mereció la pena visitarlos. Siempre se aprenden muchas cosas y a mí me costaba situar a estos países tan pequeños en el mapa.

¡¡Pues eso es todo. Saludos veraniegos por poquito tiempo!!


De vuelta con mis frases prestadas: «La mente es como un paracaídas… Solo funciona si la tenemos abierta» de Alber Einstein.



viernes, 23 de junio de 2017

“Tierra, fuego, vidrio, aire”


“Tierra, fuego, vidrio, aire”, así rige el título del cartel de fiestas de León según su autor Jorge Barrientos Villoria. ¡Me gusta!¡ ¡A punto de llegar la noche de San Juan!! Con San Juan, León en fiestas, con las fiestas: desfiles, verbenas, música, bailes, toros, tintos, tapas... y mucha alegría.

 También mucho calor pero ya se sabe por nuestra tierra: "Nueve meses de invierno y tres meses de infierno". Aunque el invierno ya no es lo que era. Mi sombra del calor nunca se queja y más por las fiestas que puedes caminar por algunas calles sin tráfico. ¡Una gozada! 

La nota negativa la pondrá "el botellón" a orillas del Bernesga con la hoguera dentro de los jóvenes que dejan el césped que bordea el río que parece que ha pasado el caballo de Atila. Es lo que más lamento de la noche de San Juan. 

Uno de los festejos más concurridos por grandes y pequeños son los fuegos artificiales de esta noche única. Luego la contemplación de la sencilla hoguera con deseos en silencio y por escrito, es  un tradicional y bonito espectáculo. Las llamas que esta noche mágica se elevarán por todos los rincones de España, espero que consuman todo lo negativo, para comenzar de nuevo con saludables energías positivas. 

Después del apogeo de las fiestas vendrán días relajados y otros más ajetreados pero distintos de la rutina del curso. Como soy maestra (eso imprime carácter) , je, je, sigo guiándome por  las vacaciones escolares. Por lo que desde Leonesando, les deseo a todos un feliz verano y espero estar de vuelta como cada año en Septiembre.

 ¡¡Feliz verano 2.017 a toda la familia bloguera que me sigue!! Megagracias.  


Queda dicho, el regreso, si nada lo impide, en Septiembre: "Si no tardas mucho, te espero toda la vida" de Oscar Wilde.




martes, 20 de junio de 2017

Viajando (7)


 Como mañana empieza el verano y el calor se adelantó, voy a seguir  hablando de viajes y esta vez de mis "meteduras de pata". 

Siempre se ha dicho: "Allá donde fueres, haz lo que vieres". pero a veces vamos por libre sin pensar donde estamos.

En mi primer viaje a Egipto en el año 2.001, nos alojábamos en una zona no muy turística. La primera mañana mientras esperábamos la visita del guía, mi marido y yo decidimos dar un paseo por la zona cercana al hotel. Yo llevaba un vestido de tirantes dejando mis hombros y parte de la espalda al descubierto. Nada más andar unos metros los hombres sentados a la puerta de pequeños negocios, mujeres no había, me miraban como si fuera una mujer de la calle, creo que tuve la suerte de ir con un hombre porque de lo contrario me hubieran abucheado seguro. Nos volvimos al hotel algo confundidos y el guía nos dijo que en algunas zonas estaba muy mal visto que una mujer llevara los hombros al descubierto. Sólo volví a poner ese vestido, para dar una vuelta por el Nilo en la zona más turística del Cairo donde ya no se llama la atención por la forma de vestir.

Otra metedura de pata mía fue decir una vez delante de Abdul, un guía muy tradicional, que el apellido primero debería de ser el de la madre pues del padre, a veces no, es muy seguro. Me miró con una mirada asesina ¡una mujer comentando semejante barbaridad! Suerte que ante el grupo no se atrevió a contradecirme. Para los hombres árabes el apellido paterno es prioritario ya que como pueden tener varias esposas así están seguros de que todos son sus hijos. Su árbol genealógico es importante mientras que el de la madre no cuenta para nada.

Por último uno de los días fuimos con un "falso guía" que se nos ofreció a llevarnos a un palacio donde se celebraba una boda egipcia por un módico precio.  Nos subimos con él en un desvencijado autobús de transporte público. Yo iba muy modosita con blusa blanca de media manga y pantalón largo ¡en julio! Nos sentamos con el "guia" atrás del todo porque el resto iba lleno. De repente se levantó una señora mayor toda vestida de negro y comenzó a señalarnos y a gritar. El guía no dijo ni mu, pero por los gritos y la expresión nos estaba diciendo que nosotros no debíamos viajara allí. Tuvimos suerte que el resto de viajeros no le siguieron la perorata. Nosotros no sabíamos donde meternos y el "guía" se notaba que también lo estaba pasando mal. El trayecto se nos hizo larguísimo. ¡Menos mal que no llevaba el vestido de marras porque nos hacen bajar del bus, seguro!


Aprendí mucho: "Un viaje es como un matrimonio: La manera correcta de equivocarte es pensar que lo controlas" de John Ernst Steinbeck.   



jueves, 15 de junio de 2017

Viajando (6)


Comienzan el calor, el sol, las vacaciones y para algunos afortunados, los viajes. Mi sombra ha estado dos veces en Egipto y no me importaría volver una tercera vez. ¡Me encanta El Cairo! único, maravilloso, sucio, ruidoso, caótico... pero allí, un anciano en medio del caos del tráfico, me ofreció un collar de olorosas flores de jazmín naturales y una mujer me hizo sitio a su lado en una mezquita con una sonrisa. ¡Aún  siento en mi interior la suavidad de su sonrisa y el perfume del jazmín!

Algunas experiencias no son tan gratas en los viajes. Hoy traigo a mi mente de sombra una pequeña anécdota que dejó un gran poso en mí. 

En una pequeña ciudad de Egipto, entramos en un restaurante en el que el grupo se disponía a cenar. Una de las viajeras, Alicia, se dirigió al servicio y mi sombra también la siguió. Sentí una punzada en el pecho cuando Alicia dijo: ¡Qué asco! Tenía razón aquello no merecía el nombre de servicio o aseo, pero a nuestro lado una mujer egipcia con su niña en brazos nos saludaba y nos daba papel de un rollo que llevaba. Al salir del aseo, un niño me echaba agua para lavarme las manos con una botella de plástico porque no había agua en el grifo del lavabo. Yo le di las gracias a la mujer y al niño la esperada propina. ¡Cómo podemos decir, qué asco, en una situación así! 

Le deseé al desaliñado niño y a la mujer suerte y salud. Tuve el presentimiento de que mi deseo tendría en el futuro mucho más valor que la exigua propina. 

 Alicia era argentina y su marido inglés, viajaban con su hijo Alex, de nueve años y decían a todas horas que le mostraban a su hijo estas vidas y estos niños para que Alex se diera cuenta de todo lo que tenía. La teoría que le trasmitían con sus palabras no coincidía con las expresión que hacían a menudo: "qué asco", "yo ahí no entro", "qué sucios van", "que mal huelen"...

Es más, lo que hacía este matrimonio con su hijo me parecía una tortura intelectual en toda regla. El niño escuchaba las explicaciones del guía en español. Su madre se las repetía en francés y en los traslados las mismas explicaciones se las daba el padre en inglés. A veces eran historias de los templos muy interesantes para los mayores pero para un niño de esa edad me parecían  demasiado largas como para oírlas dos veces más.

En uno de los desplazamientos en coche, el padre a través del guía, estaba intentando aprender los números del uno al veinte en árabe.  Mi sombra no se pudo contener y dije: ¡Alex, prepárate, mi niño, que esta noche te toca aprender los números en árabe". Espero que mis palabras le hicieran desistir a su padre de hacerlo, nunca lo sabré porque tampoco me atreví a preguntarlo.  


Viajando se disfruta y a veces se sufre con lo que se observa y escucha: "El verdadero viaje de descubrimiento no es buscar nuevas tierras, sino mirarlas con nuevos ojos" de Voltaire.



martes, 13 de junio de 2017

Las "Obligaciones"

 

 La chavala de unos diez años fue a casa de Rafaela a por una docena de huevos. La casa de Rafaela hacía rincón con otra. Parecía, mejor dicho, era la más cutre, la más pobre y la más sucia del barrio. Tenía a la calle unas grandes y viejas puertas de madera y por un lado unos ventanucos que daban a la bodega. Según entrabas en ella, el corral se abría en abanico y las cagadas de las gallinas abundaban por doquier, junto con paja, hierba y boñigas. 

La rapaza abrió una de las portonas y entró llamando a Rafaela que le contestó desde la bodega y le dijo que bajara. La criatura bajó por unos oscuros escalones de piedra. Sólo al llegar abajo la débil luz de una bombilla alumbraba la estancia de tierra, con muchos trastos y rebuscando entre ellos estaba su dueña. 

La muchacha dijo a Rafaela a qué venía y se quedó curioseando con su vista la gran cantidad de "telares" que allí había. Sus ojos se pararon en dos cestos de los que vendían y hacían las gitanas con dos tapas que se abrían hacia arriba, junto al asa. Uno de ellos supuso que como otras veces estaría repleto de huevos aunque sus tapas no dejaban ver su contenido. El otro tenía una tapa levantada y le llamó la atención lo que contenía, así que le dijo a la dueña. 

_ Rafaela, ahí en ese cesto tienes unos papeles escritos. 

_ Sí, hija sí, contestó Rafaela, son "obligaciones" de unos ladrones hija, que son unos ladrones.
La chica llegó a casa dándole vueltas a la palabra y le soltó a su madre:

 _ Mamá, ¿los ladrones tienen obligaciones? Su madre la miró sorprendida y le contestó:

 _ Las mismas que nosotros, no robar, sólo que no las cumplen. 

_ Es que _quedó un tanto pensativa_ Rafaela tenía en un cesto muchos papeles escritos muy limpios y me dijo que eran obligaciones de unos ladrones. Su madre sonriendo la sacó de dudas. 

_Esas obligaciones son de dinero que le han pedido a Rafaela y a su marido. Ellos, se lo prestaron a algunas personas y esas personas no se lo han devuelto como pone en los papeles que firmaron con la obligación de devolvérselo, por eso les llama ladrones porque se quedaron con el dinero de Rafaela y no se lo devolvieron. La verdad es que... vivir como viven teniendo dinero...

La niña quedó pensativa y dijo como para sí: Pues había muchos, muchos de esos papeles en el cesto. 


Aún habiendo intereses de por medio: “No des a nadie lo que te pida, sino lo que entiendas que necesita; y soporta luego la ingratitud” de Miguel de Unamuno.




jueves, 8 de junio de 2017

Más "manga ancha"


Los estudiantes de la ESO en estos días de exámenes estarán supercontentos o sea para tirar cohetes. El próximo Informe PISA tendrá en España unos resultados académicos de ¡puta madre! me permito la expresión y es que estoy de mal café. 

El Consejo de Ministros aprobó la semana pasada la posibilidad de pasar al Bachillerato sin aprobar; o sea con una nota inferior a 5 y hasta dos asignaturas suspensas. Así de fácil se aprueba suspendiendo. Me pregunto si hay una contradicción mayor. 

Todo el mundo aprecia que cada vez se exige menos a todos los niveles en educación y en vez de asumirlo y ser consecuentes los niveles en los estudios bajan, bajan y bajan. El otro día en un programa de parejas en TV, ambos mayores de 18 años, la chica preguntaba al chico que vivía en La Rioja dónde estaba eso, que nunca escuchó nombrar La Rioja. Ella era de Murcia. El chico concretó Logroño, nada, npi, La joven volvió a preguntar si Logroño estaba cerca de Barcelona. ¡Y... yo que dejé dos pretendientes por poner faltas de ortografía! Debo de estar volviéndome muy, muy antigua.

 Así no me extraña nada que a la vuelta de unos años muchos jóvenes al paso que vamos no sabrán hacer la O con un canuto. Hoy se montan graduaciones infantiles por todo lo alto en los coles imitando a EE. UU. y ya está. Graduación en infantil, graduación al término de Primaria, graduación en el Bachillerato... y así. Aquí todo vale. ¡Ancha es Castilla!

Disfrazándonos de listos, avanzamos. Si seguimos el camino más fácil, el estímulo en nuestros hijos y nietos será: ¡No pasa nada, paso de curso o sea avanzo! En estos Reinos de Taifas en los que hemos convertido España, situar nuestro lugar de nacimiento dentro de unos años tendrá derecho a Matrícula de Honor! ¿Para qué el esfuerzo si nadie lo exige y todo está en Google? Además ya piensan y hacen la gilipolítica (como dice Iñaki Gabilondo) por nosotros.


Luego presumimos de la juventud mejor preparada sin ponerlo en duda: «Todos somos muy ignorantes, lo que ocurre es que no todos ignoramos las mismas cosas» de Alber Einstein. 


martes, 6 de junio de 2017

Desamor

Obtenida de la Red.
La pareja está en plena crisis de separación. Ambos tienen un hijo. Aún no ha habido un juicio pero tanto los abuelos paternos como los maternos se ponen a discutir por su nieto  cada vez que le toca al padre llevarse a su hijo. La madre calla.

Están discutiendo en plena calle. El padre enfadado y callado se ha separado del grupo. Se oyen unos golpes continuados. A los pocos minutos regresa el padre de la criatura. Ha sido él el de los golpes, trae las manos destrozadas. Se ha puesto  a golpear un canalón que también ha quedado un tanto inservible al descargar la rabia que siente sobre él. Hay vecinos que han oído los golpes y lo han visto. El presidente de la comunidad, que vive en el primero, aparece para recriminarle. Él, pide a la comunidad que no le denuncien por el destrozo del canalón, que se encargará del gasto que implique su reparación.

Son varias  las discusiones que unas veces provoca y otras sufre por parte de sus padres y sus "ex-suegros" que se meten en su relación y en la de él con su hijo. La principal razón de su separación, (aunque nunca han estado casados ni hay papel alguno de por medio) son sus ataques violentos que se transforma en insultos y empujones o bien en destrozos de muebles o cristales. Por ello  su pareja ha decidido cortar por lo sano antes de que las cosas vayan a más.

Sólo una opinión que me ha dado la experiencia con mis dos "ex-yernos". En una relación de pareja estaría bien que los familiares si no es algo muy grave no intervinieran. Apoyar a los suyos es lo normal, siempre de acuerdo con las leyes, pero evitando problemas que a veces no hacen más que complicar las cosas. Si se piensa en el menor es más fácil evitar las discusiones, pues no se sabe cómo le van a afectar esas malas relaciones en un futuro.


Las roturas siempre traen algo positivo y algo negativo: "El amor es como la fiebre: Nace y se extingue sin que la voluntad intervenga en lo más mínimo" de  Stendhal




jueves, 1 de junio de 2017

"Tolovenegro"



"Tolovenegro" es un hombre que un año por Semana Santa entró en el bar "Órbigo" y pasó al salón donde se jugaba a las chapas. Al verlo acercarse, uno de los espectadores comentó: "Ya está aquí, el que to lo ve negro" Y con ese apodo se quedó. A Tolovenegro no le parece mal que le llamen así, porque está convencido de que todo se va a ir al carajo y sino al tiempo, así lo dice él.

 Tolovenegro, hace unos treinta años, tuvo un accidente de tráfico por un despiste suyo en el que murió su mujer. Debió de ser por eso que además de culparse a sí mismo culpa al mundo entero de lo que sucedió. Actualmente está jubilado y con buena salud. Con la pensión de viudedad y la suya, tiene una alta paga mensual. Aún así no agradece nada a la vida, según él la pensión se la ganó y la vida le quitó lo que más quería. 

Tolovenegro a todo le pone pegas: no le gusta la playa, según él no hay más que harenes de focas custodiadas por machos inseguros. Tampoco le gusta la montaña, los que escalan montañas para Tolovenegro es porque no pueden subir en el escalafón de la vida. No le gusta la ciudad aunque siempre ha vivido en ella. Si ve una procesión, dice que son ovejas bobaliconas dirigidas hacia ninguna parte. Si ve un desfile de soldados, comenta que son borregos que desconocen que cualquier día los enviarán al matadero. Si presencia un baile se aleja diciendo que sigan girando que le dan asco y no saben que les quedan dos telediario. 

Sólo hay algo que le gusta a Tolovenegro, el fútbol. El domingo se acercó al estadio Reino de León y... ¡menos mal!  salió contento porque La Cultural y Deportiva Leonesa subió a Segunda. Sólo de Pascuas a Ramos dice una frase positiva que suele ser que su mujer era lo mejor de este puto mundo. Este fin de semana que es la fiesta de su barrio ha dicho que se encerrará en casa para hablar con los fantasmas como hace habitualmente porque son los únicos que viven la vida de verdad. 


Así ve mi sombra a Tolovenegro: "Una juventud sin alegría es con frecuencia un melancólico prólogo de la vejez desolada del misántropo" de Friedrich Spielhagen.



martes, 30 de mayo de 2017

Confundida




  Es una anciana muy religiosa y de misa diaria. Su oído deja mucho que desear. Hace un año enterraron a la madre de una vecina del barrio y ella estuvo en el entierro. En muchos lugares, los familiares hacen una misa al año en recuerdo de la difunta "misa de cabo de año", se dice.

Pues Nina, que así se llama la devota, hace unos meses, en la misa vio a su vecina de negro en el primer banco de la iglesia acompañada de su familia y pensó que era la misa de "cabo de año"· por su madre. Al finalizar la celebración se acercó a ella y le dijo: ¡ Que rápido pasa el tiempo!, ya hace un año que tu madre murió y parece que fue ayer. Pero... no queda más que aceptarlo, todos tenemos que ir para allá. 

La enlutada entre lágrimas le contestó que esto era peor, que jamás una madre debería enterrar a un hijo y menos en estas circunstancias. Era una misa por el hijo de su vecina que habían enterrado el día anterior. Lo siento mucho, acertó a decir Nina que muy confundida se alejó pensando cómo no sabía lo ocurrido. Ella desconocía que el hijo de su vecina estuviera enfermo.

De camino hacia su casa comentó lo ocurrido con otra de sus conocidas a la que preguntó de qué había muerto el hijo de su vecina y ésta le espetó: ¿Ah, pero no me digas que no lo sabes? Pues sí que has metido la pata sí, su hijo se suicidó colgándose de una viga, debajo de la escalera. A la señora de la limpieza del portal que lo descubrió la tuvieron que ingresar con un ataque de ansiedad. Ya ves militar, 36 años, había quedado de ir a cortarse el pelo con un amigo al día siguiente y ... 


El dolor físico pasa, los hay que no tienen fin: "La muerte es de la vida igual que el nacer, como el andar está lo mismo en el alzar el pie, que en el volverlo a la tierra" de Rabindranath Tagore.


jueves, 25 de mayo de 2017

"Saberse vender"



Saberse vender es importante y es una cualidad que pocas personas tienen. Algunas de estas personas, por nombrar alguien famoso, diré como Steve Jobs destacaron en su forma creativa y futurista de presentar sus logros. contribuyendo decisivamente a la popularización de la informática. 

Cuando ejercía mi profesión, en el colegio, había un profesor que era jefe de estudios y apenas daba clase, pero estaba muy interesado en las nuevas tecnologías. Gabriel, que así se llamaba, fue el profesor que despertó en mi sombra y en la mayoría del claustro, la curiosidad por la informática. 

Gabriel, tenía mucho interés por los ordenadores cuando aún no llegaban a las aulas. Dos años después de llegar al centro  nos convenció para que el claustro presentara un proyecto. Se trataba de reunir varios trabajos que habitualmente realizábamos en nuestras clases pero que nos parecían de lo más normal. y presentarlos como un proyecto conjunto.

El colegio obtuvo un primer premio de un millón de pesetas para material del Centro. Todo gracias a cómo Gabriel vendió unos trabajos variados que realizábamos a lo largo del curso y que a nosotras no nos parecía nada del otro mundo.  Bien presentados en un CD. y adjuntando material realizado en papel, fotos...  El centro salió en los periódicos. 

Gabriel quiso ser él quien recogiera el premio en Madrid.  La Directora lógicamente le dijo que aunque el mérito de saberlo vender era suyo, el trabajo era del profesorado y ella era la autoridad representativa del colegio. 

 Hoy, en el colegio hay un cuadro de Esperanza Aguirre, entonces ministra de Educación y Cultura, entregando el premio a la que fue nuestra directora. Reconozco el mérito de "saberse vender" pero me sigo fijando más en el trabajo diario en el aula. No creo demasiado en las conferencias de supuestos "profesores 10" que se saben vender muy bien pero que su trabajo casi siempre está fuera de las aulas de clase y la mayoría de las dificultades se encuentran dentro del aula en el trabajo diario. Mi abuela decía: La taberna de buen vino no necesita bandera" pero en los tiempos que corren quizás haya que "saberse vender". Sé que me contradigo pero...


Me quedo con la frase de Buda: "La verdad es aquello que produce resultados".



martes, 23 de mayo de 2017

¡Una Década!


¡¡Mi blog de cumpleaños!! Sí, ayer hizo diez años que comencé con mi blog "leonesando" con el post En San Marcos  ¡Toda una década, no me lo puedo creer!

Leonesando, me ha dado muchas satisfacciones simplemente porque me gusta escribir. Alguna vez lo he pasado mal, por algún comentario desacertado entre los muchos post que he escrito. Nada menos que 895. ¡Casi 900 post!

Uno de los días que lo pasé mal fue el día que tuve que retirar el post ¡"Tirar la toalla"! porque alguien se vio reflejada, luego lo volví a escribir pasado un año. Otro de los días que también lo pasé realmente mal, fue el día que Ricardo Chao Corazón de León me invitó a su programa sobre blogs en la Cadena Ser en el programa "Hoy por hoy".

Llegué a la emisora y me recibió un atento locutor, Chechu. Luego llegó Ricardo y pasamos a la sala de grabación, semicircular con un gran ventanal de cristal tras el que estaba otro técnico. Yo estaba muy nerviosa y pensé que me harían alguna prueba de sonido o de voz, pero no, directamente el técnico hizo una señal y ya estábamos en el aire, sobre todo yo que flotaba de los nervios.

Chechu y Ricardo me hicieron preguntas sobre el blog: cómo había surgido, cómo elegía los temas, qué post eran mis preferidos... Yo contestaba escuchándome a través de los cascos con una voz muy rara.

Lo más bonito fue escuchar para terminar la majestuosa voz de Chechu.  Leyó la leyenda que mi sombra escribió a la derecha del blog y que sale en todas las entradas:"Vivo y camino por esta ciudad..."  y me pareció mucho más bonita que cuando la escribí.

Al llegar a casa pregunté a los míos: ¿Qué tal? Bien, bien. Mi hermana saltó: Tenías una voz que parecías una monja. Fue la mejor definición porque escuché la grabación y le di toda la razón.


Como canta Alaska: "yo soy así y así seguiré..." "No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo" de Oscar Wilde.



jueves, 18 de mayo de 2017

La Audiencia Nacional




 Marisa es una joven que trabajaba en la Audiencia Nacional. Digo trabajaba porque ha pedido un cambio de destino. Sigue en Madrid pero actualmente trabaja para la Audiencia de la Comunidad. 

Marisa cuenta que en la Audiencia Nacional el trabajo era agotador por la escasez de personal y la complejidad de los casos que se juzgan. Según ella hay un único juez por juzgado y 27 personas que no dan abasto para preparar, resumir, subrayar los casos de mayor envergadura que llegan a la Audiencia Nacional.

Por si esto fuera poco, algunos jueces los quitan y ponen a gusto del partido del gobierno de turno. Otros se van como Marisa para otro destino por el trabajo abrumador y la falta de medios personales. 

Sin salir de Madrid, Marisa no puede comparar su destino en la Audiencia Nacional, donde su trabajo era estresante, imaginemos el de los jueces, con el que presta ahora para la Audiencia de la Comunidad de Madrid.  En la Audiencia de la Comunidad, trabajan más jueces en cada jugado y muchas más personas en proporción con los medios personales de la Audiencia Nacional, donde la situación según Marisa, es insostenible por la acumulación de casos especiales que sólo pueden ir allí.

¿Como está ahora Marisa? ¡Como una reina! Su trabajo en la Comunidad no se puede comparar con el de la Audiencia Nacional ya que en la Comunidad hay cinco jueces por juzgado y en la Audiencia solamente uno por juzgado.

¿Se puede permitir algo así? Que la Comunidad ponga muchos más medios que el Estado para solucionar los problemas judiciales, con el agravante de los casos complicados con sumarios extensísimos que se concentran en la Audiencia Nacional. La joven dudaba que el juez fuera capaz de asimilar tantos pliegos de los casos que le presentaban. Algún juez con el que Marisa ha trabajado, comenta ella, que apenas dormía siempre estaba trabajando en su despacho. ¿Cómo no se van a eternizar los casos judiciales más complicados con tanto cambio?


Cada vez cuesta más confiar en la justicia: "Yo declaro que la justicia no es otra cosa que la conveniencia del más fuerte" de Platón.



martes, 16 de mayo de 2017

My "twitter" (37)


Pasadas noticias con presentes indiscretas preguntas.

Lunes 24 de abril: 
Dicho en peligro de extinción "Quien a hierro mata, a hierro muere" o sea que quien la hace la paga. Por ejemplo a la lideresa la subieron al podio dos enemigos (Tamallazo) y la arrojaron de él dos de sus mejores amigos.

Martes 25 de abril: 
Pienso: Si "Un restaurante vegano de Tarragona prohíbe a una madre dar el biberón a su hijo por ser de leche animal, o sea de vaca". ¿Qué le diría a una mamá que amamanta a su hijo en ese  local?
  
Miércoles 26 de abril:
La directora de la Salud Pública de Cantabria, Estela Goikoetxea, puso en su currículo que era Licenciada en Biotecnologá por la Universidad de León. Una leonesa que sí tiene esos estudios, Ángela Bernardo, ¡ole por ella! la desenmascaró y tuvo que dimitir. ¿Cuántos políticos más habrán falseado su currículum?

Jueves 27 de abril:
Ella es psiquiatra y la obligan a estar un año en urgencias. ¡Está acojonada! ¿Estarán todos los médicos de urgencias preparados para desempeñar allí su función?

Viernes 28 de abril:
La relaciones públicas italiana Francesca Chaouqui fue condenada a diez meses en el juicio celebrado en el Vaticano por el caso "Vatileaks 2". El sacerdote español Lucio Angel Vallejo, condenado en ese mismo juicio a 18 meses de cárcel, tras cumplir más de la mitad en el Vaticano, el Papa le concedió la libertad condicional y se trasladó a vivir a Astorga. ¿A su  lujosísimo chalet en Celada? ¿Serán comparables las dos condenas?

 Sábado 29 de abril:
Según recoge la  Fiscalía General del Estado casos abiertos por posibles denuncias falsas en los últimos años, suponiendo que todos terminen en condena, representarían un 0’010 % del total de denuncias. ¿De verdad se puede defender que las mujeres denuncian falsamente? 

Domingo 30 de abril:
¡Será posible que hace 25 años que vivo en León y sólo hace un mes que descubrí que León tiene bajo su suelo un anfiteatro romano que se puede visitar. ¿Conocen las personas de León esta joya? 


Ya lo dijo Antonio Gala "El pasado no muere nunca, ni siquiera es pasado".