jueves, 18 de mayo de 2017

La Audiencia Nacional




 Marisa es una joven que trabajaba en la Audiencia Nacional. Digo trabajaba porque ha pedido un cambio de destino. Sigue en Madrid pero actualmente trabaja para la Audiencia de la Comunidad. 

Marisa cuenta que en la Audiencia Nacional el trabajo era agotador por la escasez de personal y la complejidad de los casos que se juzgan. Según ella hay un único juez por juzgado y 27 personas que no dan abasto para preparar, resumir, subrayar los casos de mayor envergadura que llegan a la Audiencia Nacional.

Por si esto fuera poco, algunos jueces los quitan y ponen a gusto del partido del gobierno de turno. Otros se van como Marisa para otro destino por el trabajo abrumador y la falta de medios personales. 

Sin salir de Madrid, Marisa no puede comparar su destino en la Audiencia Nacional, donde su trabajo era estresante, imaginemos el de los jueces, con el que presta ahora para la Audiencia de la Comunidad de Madrid.  En la Audiencia de la Comunidad, trabajan más jueces en cada jugado y muchas más personas en proporción con los medios personales de la Audiencia Nacional, donde la situación según Marisa, es insostenible por la acumulación de casos especiales que sólo pueden ir allí.

¿Como está ahora Marisa? ¡Como una reina! Su trabajo en la Comunidad no se puede comparar con el de la Audiencia Nacional ya que en la Comunidad hay cinco jueces por juzgado y en la Audiencia solamente uno por juzgado.

¿Se puede permitir algo así? Que la Comunidad ponga muchos más medios que el Estado para solucionar los problemas judiciales, con el agravante de los casos complicados con sumarios extensísimos que se concentran en la Audiencia Nacional. La joven dudaba que el juez fuera capaz de asimilar tantos pliegos de los casos que le presentaban. Algún juez con el que Marisa ha trabajado, comenta ella, que apenas dormía siempre estaba trabajando en su despacho. ¿Cómo no se van a eternizar los casos judiciales más complicados con tanto cambio?


Cada vez cuesta más confiar en la justicia: "Yo declaro que la justicia no es otra cosa que la conveniencia del más fuerte" de Platón.



29 comentarios:

  1. Pura evidencia, amiga Mara ... un horror, sí, y no parece que nadie haga, ni quiera, hacer nada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así estamos Enrique, dejando que pase el tiempo para ver si los casos prescriben. Saludos.

      Eliminar
  2. Algunas veces hemos visto imágenes de como estan los juzgados abarrotados de expedientes, demasiados juicios que entorpecen los importantes, debería haber un juzgado para las tonterías. Y retomar la Ciudad de la Justicia que se paralizó. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiados Ester y si encima son casos complicados y cada poco un cambio de juez, es imposible lograrlo. Un beso.

      Eliminar
  3. Siempre encontrramos oficinas que trabajan mas que otras
    Es un lujo que pagamos todos, por aca tambien es asi
    Cariños y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Abu, así es, pero si no podemos confiar en la justicia. ¿Qué nos queda? Besos.

      Eliminar
  4. No creo que haya verdadero interés en cambiar eso.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues "apaga y vámonos" Alfred, porque si nadie pone un poco de interés el sistema se irá a pique. Abrazos.

      Eliminar
  5. Hay una "solución" simple para resolver estas cuestiones, tanto que tiende a pasar desapercibida. Cierto también que se requiere de algún grado de inteligencia práctica... De la "otra" ya sé que abunda. ¡Así va el mundo!

    La solución es calibrar adecuadamente donde depositar el voto para que quienes hoy gobiernan/desgobiernan se vayan a otra parte.

    Claro que para que ello sea posible ya señalo que algo habrá que hacer diferente. ¿Qué es ello? Pues tal vez dar el voto a una opción política que puede que "no te caiga bien". Pero que hoy por hoy parece la única capaz de aglutinar fuerzas progresistas para el cambio definitivo.

    Votar a los de "siempre" porque "son los míos" permite que sigan gobernando los de "siempre", que ya saben como mantener viva la "poca inteligencia" de quienes votan...

    Abrazos, Mara.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Je, je, Ernesto, inteligencia práctica y de la que abunda. Y si te digo que se me están quitando las ganas de ir a votar. No sé si el voto en blanco serviría para algo. En fin lo pensaré cuando se acerquen nuevas elecciones. Un abrazo.

      Eliminar
    2. :))))

      Bueno, entendiendo tu "resignación", natural, pues ya se encarga el "sistema" de fomentarla, tienes en los resultados de ayer un buen ejemplo de lo que supone votar con coherencia...

      De la cosecha recogida, abundante en este caso, sabrás de la siembra inteligente previa!

      Abrazos, Mara.

      Eliminar
    3. La verdad Ernesto que a veces el voto sirve. Veremos si para avanzar. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Habría que querer solucionar el problema....

    Buen fin de semana Mara, besos =)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé como mi respuesta a la tuya está en la respuesta a Maripaz. Estos días mi blog anda un poco loco. Besos.

      Eliminar
  7. Están los juzgados saturados y así es comprensible que hasta conseguir justicia pase mucho tiempo. Además, según dicen, politizados...
    ¡Menuda problema sin visos de ser solucionado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un grave problema sin duda Liliana,solución sí tiene si se pusieran a ello pero...
      Gracias. Feliz domingo abrazos.

      Eliminar
    2. Hola Maripaz. Mi respuesta a Liliana se coló en la tuya. Gajes del oficio.
      Sí y ya se sabe la justicia lenta deja de ser justicia y si prescribe el caso no hay nada que se pueda hacer. Un beso fuerte.

      Eliminar
  8. Supongo que interesa que pase el tiempo y algunos casos prescriban. Cuando no hay interés no se ponen medios. Muy buena esa cita de Platón que desconocía, me parece tan acorde con lo que está pasando.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón Conxita, los casos se eternizan por intereses políticos la mayoría. Un abrazo.

      Eliminar
  9. Hola Marisa, ningún gobierno tiene interés en cambiar las cosas, así se eternizan los casos en los juzgado y después ya no hay remedio porque han prescrito.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda la razón Conchi, falta interés. Un beso.

      Eliminar
  10. Para solucionar los problemas solo hay que querer solucionarlos y en este como en otros muchos parece que solo falta el querer.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Tomás y por lo visto el querer viene a paso de caracol o no viene. Un abrazo.

      Eliminar
  11. Me parece Mara historia conocida, al leer en la prensa chilena constantemente quejas similares por el quehacer de la justicia local.¡En todas partes se cuecen ¿habas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo creo Esteban, sólo que aquí es la más alta institución judicial del Estado. También ocurre en otras instituciones judiciales locales pero éstas llaman mucho la atención. Saludos.

      Eliminar
  12. Hola Mara es lo mismo de siempre el no querer hacer bien las cosas ojala se fuera mas diligente es na pena una dejadez por todo, un abrazo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Beatriz no me extraña que se cambien de destino para otros lugares donde los casos sean más sencillos y no les den tantos dolores de cabeza. Un beso.

      Eliminar
  13. Mara, la justicia, no hay que olvidarlo nació de un pacto social, para reconocerlo en la garantía de la convivencia, que fue el principio del EStado. Luego en eso de los pactos, alguien siempre se lleva la cabeza del león.
    Un abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  14. Sí, Carlos, tienes razón en los pactos unos quedan con la cola y otros como dices con la cabeza. No suele haber proporción y así nos va. Abrazo.

    ResponderEliminar